Yo también cometí este fallo

Yo también cometí este fallo

Sonó el teléfono y era Isaac, el director de la oficina.

Quería hablarme de una oportunidad de inversión que estaban ofreciendo a un selecto grupo de clientes.

Joder, lo de selecto grupo de clientes sonaba fenomenal.

Y yo era uno de los privilegiados elegidos.

Además, si el director de tu oficina bancaria de toda la vida te dice que es una oportunidad de inversión, pues seguro que lo es.

Él es un director de oficina bancaria.

Yo soy un mindundi.

Con carrera de económicas si, pero un mindundi.

El caso es que piqué.

Lo confieso padre, he pecado.

Compré lo que me ofrecían en aquella maravillosa oportunidad de inversión ...

... y la cagué.

Si, yo soy el primero que he cometido infinidad de errores a la hora de gestionar mis finanzas.

Y lo bueno de equivocarse es que a base de hostias uno aprende.

Y yo me he tirado muchos años aprendiendo.

De hecho sigo aprendiendo a diario.

Ahora seguro que cometo otros errores ...

... de los que podré hablar dentro de unos años.

Pero el error que no cometo ahora es el de dejar mi dinero en las manos equivocadas.

Es mi dinero y quiero que crezca.

Porque quiero disfrutar de una jubilación tranquila el día de mañana.

¿Y tú?

¿Qué quieres?

También quiero una jubilación tranquila

Arriba los pasos que has de seguir para conseguirla

Mañana, más y mejor.

Un saludo,

Pepe Díaz