No hagas esto nunca

No hagas esto nunca

A una amiga de mi mujer le encanta ver la ciudad donde vivimos desde el aire.

Lo sé porque hace un par de años fuimos juntos al concierto de Hombres G y al terminar, como era la feria, nos fuimos a los "cacharricos".

Se empeñó en subirse a la noria, porque al parecer es una tradición que repite desde pequeña.

Y cuando estábamos allí, en todo lo alto, se nos puso nerviosa.

Comenzó a llorar y a chillar para que la bajaran.

Pero nadie la oyó.

Bueno, mi mujer y yo si que la oímos.

Pero ni podíamos bajarla de allí ni podíamos matarla para que se callara.

¿Y?

A ver ...

... esta mañana me ha escrito un lector que al parecer también sufre el mal de altura.

Está invertido 100% en renta variable americana y quiere saber si es momento de bajarse de la noria o hay que esperar.

Yo le he contestado que desde tan arriba no veo el suelo.

Pero que una cosa buena que tienen las norias es que cuando llegan al suelo, luego vuelven a subir.

Mira.

Cuando estás arriba del todo, lo único que puedes hacer es bajar.

El problema es que nunca se sabe cuanto bajará antes de volver a subir.

Y además, tratar de adivinarlo es un ejercicio inútil.

Por eso yo prefiero ser más tonto que nadie y seguir un método con el que no tenga que pensar.

Ni adivinar cosas ni nada de eso.

El método me va bien.

Funciona.

Es simple.

Y una de las cosas que me dice mi método es que el próximo lunes tengo que comprar.

¿El qué?

Eso es muy personal.

Pero si tienes curiosidad, me escribes y te lo cuento.

Por cierto ...

... el otro día lancé una encuesta y me han sorprendido algunas de las respuestas.

Si tú aún no has dejado tu opinión, me encantará que lo hagas.

Es aquí abajo.

Sí, quiero participar en la encuesta

Mañana, más y mejor.

un saludo,

Pepe Díaz

P.D.: Yo pregunto.

Tú respondes.

Si quieres, claro.

La encuesta aquí