Los números no mienten

Los números no mienten

El otro día me llamaron para invitarme a una charla.

No para hablar yo, sino para escuchar.

Es decir, de oyente.

Era una charla para hablar del que sin duda es "el mejor producto para el ahorro".

No lo digo yo.

Lo decían ellos.

Los que hablaban.

Decir cosas es sencillo.

Decir cosas que sean verdad, más complicado.

Decir cosas que sean verdad y poder demostrarlo, el no va más.

Y la mejor manera de demostrar que las cosas que se dicen son verdad, es con números.

Porque los números no mienten.

Venga, veamos números "del mejor producto para el ahorro".

Los tengo frescos porque recientemente ayudé a un alumno a deshacerse de él.

Este es un producto que invierte en una cartera de fondos cuyo coste anual es de un 2,8%.

Además, te cobran una cantidad aberrante de comisiones de tu aportación inicial y de cualquier otra aportación extraordinario que hagas.

En el caso de mi alumno, un 13%.

Pues eso ... aberrante.

"Oye Pepe, que todo esto que cuentas muy bien ... pero ¿por qué te tengo que creer?".

A mí no me tienes que creer.

Tienes que creer a los datos oficiales del producto.

Los que ellos publican.

Los que están a disposición de todo el mundo mundial.

Otra cosa es que la gente no se preocupe en leer y se deje seducir por los cantos de sirena del que les vende el producto.

Jamás he escuchado a un vendedor hablar mal del producto que vende.

Por cierto.

Yo vendo un curso.

No te voy a hablar mal de él.

Pero los alumnos que lo han hecho tampoco hablan mal de él.

¿Este curso te hará millonario de la noche a la mañana?

Lógicamente no.

Pero si te ayudará (y mucho) a tomar mejores decisiones de inversión.

Y a tomarlas tú con tu propio criterio.

No con el criterio del que te lo vende.

Si tienes dudas de si mi curso es para ti, pues si quieres hablamos.

Es abajo.

Más abajo.

En el post data.

Mañana, más y mejor.

Un saludo,

Pepe Díaz

P.D.: Hablemos