Inversiones que no salen bien

Inversiones que no salen bien

Te voy a contar una cosa que nos suele pasar a los humanos pero de la que no nos gusta hablar.

Los fracasos.

A lo largo de mi vida he tenido varios fracasos.

Aunque en realidad a mí me gusta llamarlos aprendizajes.

Cuando acabé la selectividad me matriculé en Ciencias Físicas en la Universidad de Granada.

Yo pensé que me gustaría ...

... pero me gustó más la vida en el Colegio Mayor, subir a esquiar a Sierra Nevada y la vida nocturna en Pedro Antonio de Alarcón.

El caso es que aquello se puede considerar un fracaso.

Pero para mí fue un gran aprendizaje de vida.

Mis padres lo mismo no pensaron lo mismo en su día ...

... pero bueno, eso no viene al caso ahora.

Luego y ya en el ámbito profesional, he montado muchos negocios.

Algunos ruinosos.

Otros no tanto.

El balance se puede decir que es positivo.

Vamos, que no me puedo quejar.

¿Y?

A ver ...

... el otro día un amigo me preguntaba por un ruinoso negocio que había hecho.

Lo de ruinoso lo dijo él.

No yo.

Él.

El caso es que había invertido 200 mil euros en acciones de Repsol.

Las compró el año pasado sobre los 15 euros por acción.

Ahora cotizan sobre los 6 euros.

Eso es dolor.

Y ahora que duele, pide ayuda.

¿Se puede hacer algo?

Pues claro.

Pero es algo que a los humanos no nos gusta hacer.

Aceptar que nos hemos equivocado.

Aceptar que hemos "fracasado".

Y aprender para la próxima.

Le dije que vendiera sus "repsoles" y me dijo que si estaba loco.

"¿Cómo voy a aceptar perder lo que estoy perdiendo? Mejor esperar".

Pues nada.

Que espere.

Es su dinero.

Mira.

Invertir 200 mil euros en un solo activo es un poco lotería.

Me da igual que el activo sean acciones de Repsol, fondos indexados, bitcoins o un piso en la Castellana madrileña.

Invertir todo lo que tengas para invertir en un único activo no es inteligente.

Si tu lo has hecho alguna vez no quiere decir que seas tonto.

Puede que te haya salido bien y todo y que hayas ganado dinero.

Pero jugárselo todo a una carta no es inteligente.

O al menos no mientras que no seamos capaces de adivinar el futuro.

Yo de momento no confío nada en mis artes adivinatorias.

Por eso prefiero no concentrar el riesgo ni en una sola inversión ni en un solo activo.

Llámame raro.

Pero me va bien.

Mi dinero crece.

Sigo fracasando (aprendiendo quería decir) de vez en cuando ...

... pero soy feliz con mis aprendizajes.

Por cierto.

Si quieres minimizar tus errores mientras haces crecer tu dinero, tengo un plan.

Cuando quieras te lo cuento.

Es abajo.

Minimizar errores para hacer crecer tu dinero

Mañana, más y mejor.

Un saludo,

Pepe Díaz