Hablemos

Hablemos

El otro día un lector me mandó un correo muy largo contándome todo sus problemas.

Y después del correo largo terminó así:

"Por favor, hablemos".

Le respondí.

Le di mi teléfono.

Y hablamos.

Tras la charla me dijo algo interesante:

"He podido aclarar más mi cabeza en 15 minutos de charla contigo que en los últimos 6 meses buscando las soluciones a los problemas con mis inversiones".

Bueno.

Yo no soluciono problemas de pareja.

Ni de adiciones.

Ni de dinero.

No, no soluciono problemas de dinero.

Quiero decir ... si no tienes dinero, por mucho que hablemos, no lo vas a tener.

Pero si tienes un ingreso decente y sin embargo tu dinero no crece.

Si tienes un agujero enorme en tus finanzas y cuanto más ingresas más gastas.

Si le has hecho caso en alguna ocasión al del banco a la hora de invertir y eso no te ha ocasionado más que pérdidas.

Y si te empiezas a dar cuenta que o te preocupas tú mismo por tu futuro financiero o luego, cuando te jubiles, te vas a encontrar más tieso que la mojama.

Pues si tienes ese tipo de problemas, quizás si hablamos te puedo ayudar.

O no.

No lo sé.

Para saberlo, hay que hablar.

Y si quieres que hablemos ...

... pues hablamos.

Es abajo.

Hablemos

Mañana, más y mejor.

Un saludo,

Pepe Díaz

P.D.: ¿Qué puedes esperar de una charla de 10 - 15 min?

Pues lógicamente tu vida no va a cambiar de la noche a la mañana.

Yo te voy a escuchar y probablemente te haré algunas preguntas.

Y en función de tus respuestas pues seguimos hablando ...

... o no.

Los primeros 10 - 15 min corren de mi cuenta.

Hablemos