Esto hace pensar

Esto hace pensar

Hace un rato he tenido una sesión con Miguel.

Ha sido corta, pero intensa.

La relación que he tenido con Miguel es la misma que he tenido con muchos de mis lectores.

No me conocía de nada.

Yo a él tampoco.

No sabe muy bien cómo, pero acaba en mi web y se da de alta en mi lista.

Eso tiene una consecuencia inmediata: empiezas a recibir un email mío al día.

Cada día.

Todos los días.

Pobre Miguel ... de repente un desconocido se mete en su vida y a diario le cuenta cosas.

En palabras de Miguel, esas cosas que cuento le hicieron pensar.

Joder, estoy contento ... porque al menos consigo que la gente piense.

Uno de los principales problemas que la gente tiene es que no piensa.

Toma decisiones que afectan a su situación financiera y no piensan antes en las consecuencias de esas decisiones.

El caso es que Miguel ... después de un tiempo en el que le hice pensar decide dar un paso más en nuestra relación.

¿Cuál?

Hacerse alumno mío.

Que es algo así cómo buscar ayuda y pagar por ella.

Como cuando te duele a rabiar la muela del juicio y vas al dentista pidiendo ayuda para que te alivie el dolor.

Bueno.

La diferencia entre poner en orden tus finanzas para que tu dinero crezca de manera sana y lo de la muela es que con la muela del juicio el dolor es intenso y lo vives hoy.

Lo vives ya.

Y claro si tienes el dolor hoy y lo sientes tan de cerca, buscas ayuda rápida.

No buscas un dentista para el mes que viene.

Lo buscas para ayer si fuera necesario.

Lo del desorden financiero es algo con la que la gente habitualmente convive sin darse cuenta toda su vida.

No tiene un dolor que le impida conciliar el sueño cada noche.

Y claro, si no hay dolor, ¿a quien le importa las consecuencias que ese desorden financiero pueda tener en su vida futura?

Pues ciertamente no a todo el mundo.

Pero a Miguel si le importó.

Y por eso hoy le he dado la enhorabuena.

¿Por ser mi alumno?

Qué va ... yo soy un don nadie en realidad.

Por tener la inquietud de mejorar su relación con el dinero.

El mérito es suyo por tener esa inquietud por alcanzar el orden financiero en su economía y poder así disfrutar de su vida con la tranquilidad de un oso cuando está hibernando.

Mira.

Yo en su día también era un total desconocido para tí.

Ahora, si estás leyendo esto, pues es porque hace un tiempo decidiste meterme en tu día a día.

Lo mismo estos correos te hacen pensar como a Miguel.

O lo mismo no.

Pero por si acaso eso de poner orden financiero en tu economía te llama la atención pues lo mismo es hora de dar un paso más en nuestra relación.

Como hizo Miguel en su día.

Si quieres lo hablamos y me cuentas.

Y yo te digo si te puedo ayudar ...

... o no.

Siguiente paso en nuestra relación, aquí abajo.

Hablemos.

Mañana, más y mejor.

Un saludo,

Pepe Díaz

P.D.: Si mis historias diarias también te hacen pensar, me haría ilusión conocer tu historia y saber en qué piensas cuando las lees.

Si quieres, me respondes y me cuentas.

Si prefieres hablar, pues hablemos.

Hablemos