¿Eres un IF?

¿Eres un IF?

Hace algo más de 15 años mis amigos y yo queríamos forrarnos rápidamente.

Recién iniciados en el mundo laboral, el sueldo que nos pagaban nos parecía demasiado bajo para los gastos que queríamos tener.

Cómo yo llevaba unos años desarrollando sistemas de trading y varios de mis clientes estaban teniendo tremendo éxito y se estaban forrando literalmente, pues pensamos que sería buena idea eso de forrarnos nosotros también.

Así que nos juntamos 4 amiguetes, pusimos 3 mil euros cada uno y nos lanzamos a forrarnos operando sistemas en el futuro del DAX.

Como operar con un solo sistema era de nenazas, pues creamos una cartera de 4 o 5 sistemas.

Recuerdo algunos nombres: el funcionario, el retromp, el rompcortos, ...

El caso es que creo que solo estuvimos en positivo el primer día.

A partir de ese momento, pérdidas.

Día si y día también.

Cuando todo aquello acabó, con 12 mil euros menos en total, me sentía un tanto inutil.

Y un auténtico fraude.

Hacía ganar dinero a clientes desconocidos ...

... y cuando me pongo a invertir mi dinero y el de mis amigos, hostia al canto.

Así nació mi concepto de IF.

Soy un IF.

I de Inútil.

F de Fraude.

Menos mal que mis amigos no me lo tuvieron demasiado en cuenta.

El otro día tomando unas cervezas en la playa recordábamos aquellos tiempos del funcionario y el retromp ...

... y por supuesto, el tiempo que me dio por decir que era un IF.

Era el año 2003 o 2004.

Ya ha llovido.

Bueno.

Ahora lo de IF lleva unos años de moda también.

Pero es otro concepto de IF.

I de Independiente.

F de Financieramente.

Eres un IF cuando tus activos producen rendimientos superiores a tus gastos.

Es decir, cuando no necesitas intercambiar tiempo por dinero.

Cuando no necesitas trabajar a cambio de un sueldo.

Y este mantra de conseguir ser un IF se ha vuelto una obsesión para algunos.

No para mí.

Porque yo ya fui un IF en su día.

Otro tipo de IF ... pero un IF al fin y al cabo.

Mira.

Tengo muchos clientes que podrían ser IF si quisieran.

No la clase de IF que yo fui ... sino la que está de moda ahora.

Pero probablemente por miedo siguen malgastando su tiempo.

Hagamos números.

Tienes unos gastos para vivir bien de 3000 euros al mes.

Bueno, mejor que sean 4000 euros al mes.

Eso son 48000 euros al año.

Por redondear, pongamos 50 mil euros al año.

Si tuvieras 1 millón de euros en tu cuenta y supieras como conseguir con cierta estabilidad y seguridad una rentabilidad del 5% anual.

¿Seguirías malgastando tu tiempo y tu vida dedicando más de la tercera parte de tu día a cumplir el sueño de otros?

Yo tengo clara mi respuesta.

Tú, no lo sé.

Bueno.

Yo no te voy a contar el cuento ese de que es fácil conseguir ser un IF.

No lo es.

¿Se puede conseguir?

Pues si.

Pero el 99% de la gente que sueña con ser un IF, incluso cuando lo consigue, prefiere la "seguridad" de seguir trabajando 40 horas a la semana durante 40 años.

Pues nada.

Cada cual que malgaste su tiempo en lo que quiera.

Yo, en agosto, lo voy a "malgastar" en ir a la playa, descansar, disfrutar de familia e hijos y preparar muchas novedades que te presentaré en septiembre.

Tranquilo, no sacaré un curso de "Consigue ser un IF en 30 días".

No lo haré.

Mañana, más y mejor.

Un saludo,

Pepe Díaz

P.D.: Muchos alumnos de Dinero Creciente me preguntan si pueden conseguir la independencia financiera con lo que enseño en el curso.

La respuesta maligna es que si.

Si puedes.

Lo mismo tardas 20 o 30 años, pero como poder, puedes.

Pero el objetivo de Dinero Creciente no es venderte la moto de convertirte en un IF.

El objetivo es que aprendas que existe una manera de evitar que los intermediarios financieros te chupen tu dinero en forma de comisiones al ofrecerte productos inadecuados.

El objetivo es que tomes el control de tus finanzas.

Para que tu dinero crezca.

Para que cada vez tengas más dinero.

Tu dinero.

Para ti.

No para los "malos".

De esta manera, el día que te jubilen o te jubiles, pues tendrás una posición financiera sana y holgada.

Algo que más del 90% de la población no podrá disfrutar.

Tú, si quieres, sí.

Para saber cómo conseguirlo, pues si quieres hablamos.

¿Hablamos?