A veces puedes cometer errores

A veces puedes cometer errores

A veces podemos cometer errores.

Cosas de humanos, ya sabes.

Yo por ejemplo, ayer, por error te envié dos veces el mismo correo.

Una vez por la mañana y otra vez a su hora habitual, las 19:19.

Con algunos errores no pasa nada.

Pides disculpas por las molestias y la vida continúa.

Pero otros errores pueden ser fatales.

Te cuento unos cuantos que me han contado algunos lectores en los últimos meses.

"Vendí un piso y metí los 150 mil euros de la venta en Telefónica porque en el banco me dijeron que pagaban un buen dividendo".

"Compre un piso en la playa para alquilarlo y tener una renta, pero ahora estoy pagando más por la letra de la hipoteca de ese piso que lo que recibo de alquiler cuando consigo alquilarlo".

"Mi padre estuvo cotizando el máximo en autónomos sus últimos años de trabajo para que su pensión fuese más alta. Falleció mes y medio después de jubilarse".

"Llevo 7 años metiendo dinero todos los meses en un PIAS y en estos momentos tengo menos dinero de lo que he metido. El que me vendió el PIAS dice que mi rentabilidad es positiva, pero o yo soy muy tonto o el que me vendió el PIAS muy listo. ¿Me puedes ayudar?".

"Hice un curso de trading para operar en intradía dedicándole solo 2 horas al día. Entre lo que me costó el curso y lo que perdí haciendo trading ahora tengo 30 mil euros menos".

Bueno, podría seguir, pero no voy a hacerlo.

Tú lo mismo piensas que estos errores no son errores fatales.

Y es posible que tengas razón, ya que no te cuestan la vida.

O si.

Mira.

Mucha gente se queda muy tocada cuando tiene una mala experiencia con el dinero.

Y por culpa de esa mala experiencia huye de todo lo que tenga relación con la inversión.

Y yo los entiendo.

Yo hace unos 3 años tuve una mala experiencia también.

Si quieres te cuento qué es lo que me pasó.

Pero no por aquí.

Te lo cuento en persona, de tú a tú.

Y de paso me cuentas tú que te está frenando para hacer crecer tu dinero.

Para hablar, es abajo.

Hablar

Mañana, más y mejor.

Un saludo,

Pepe Díaz